¿Cómo gastar menos en llenar el depósito del coche?


A los españoles, lo queramos o no, nos gusta mucho coger el coche. Para ir al trabajo, a clase, a la compra y sobre todo para viajar nos gusta utilizar nuestro vehículo porque nos da independencia. Nos permite ir de un sitio a otro sin preocuparnos por los horarios derivados del transporte público. El problema es que el precio de la gasolina aumenta cada día y desde el año 2009 ha subido en casi un euro el litro. Con este importe tan elevado es muy difícil continuar utilizando el coche a diario. Por eso es necesario conocer algunos consejos para gastar mucho menos en llenar el depósito.

Las vacaciones son las fechas en las que los usuarios realizan más viajes de largo recorrido. La Dirección General de Tráfico prevé que estas navidades habrá 16 millones de desplazamientos. Para conseguir llenar el depósito sin vaciar mucho el bolsillo es imprescindible repostar en zonas industriales o en pequeños municipios. Los precios de la gasolina en estos puntos son mucho más económicos que en la autopista. Muchas gasolineras evitan la contratación de personal para así bajar los precios y atraer a más clientes.

En el momento de arrancar el vehículo es recomendable no pisar el acelerador, de esta forma evitaremos gastos innecesarios. En motores de gasolina se aconseja cambiar cada marcha entre las 2000 y las 2500 revoluciones y en los diesel entre las 1500 y 1800. Si cambiamos de primera a segunda en los seis primeros metros también reduciremos el coste del combustible. Siempre es mejor mantener una marcha larga con el acelerador pisado que una corta con el acelerador menos pisado y siempre es mejor marchas largas que cortas.

Respecto al mantenimiento del vehículo se recomienda revisar la presión de los neumáticos una vez al mes para comprobar que están correctos y que no gastan más de la cuenta. Aunque sean más caras es mejor tener unas ruedas de mayor eficiencia energética porque reducen la resistencia y por tanto reducen el consumo. Si tenemos el vehículo en perfectas condiciones antes de emprender un viaje, es obligatorio hacerle una revisión, gastaremos mucho menos.

El coste de la gasolina está en continuo cambio como consecuencia de las oscilaciones del precio del petróleo. Llenar el depósito un día puede costarnos 75 euros y dos días después puede costar 68. A ninguna gasolinera le gusta aparecer en primer lugar en el ranking de las más caras, por este motivo muchas de ellas aplican el llamado efecto lunes. Se trata de bajar el precio con respecto al domingo para así aparecer en un buen lugar en la estadística europea. El martes vuelven a subir el precio al que tenían el domingo, pero el lunes nos lo dan de tregua para que llenemos el depósito de nuestro coche sin vaciarnos en exceso nuestro bolsillo.