Cuando los famosos se meten en política


Inspirados por Arnold Schwarzenegger, que ha conseguido sentarse a gobernar el estado de California con su abrumadora masa muscular y unas maneras más propias de Terminator que de un estadista, algunos famosos españoles han jugado a ser políticos, a veces por propia iniciativa (sí, por vocación) y en ocasiones porque los partidos creen que con una cara popular (y amable, obviamente) conseguirán captar un número mayor de votos que la competencia.

Uno de los personajes más activos en el ruedo ha sido y es el juez Baltasar Garzón, cuya relación con la derecha (especialmente con el sindicato Manos Limpias y con una buena parte del Partido Popular) ha adquirido un tono tirando a gris. Garzón se convirtió en la estrella de la campaña electoral de Felipe González en 1993: fue incluido como independiente en la lista del PSOE, consiguió un escaño por Madrid y ocupó un cargo en el Plan Nacional sobre Drogas. Sin embargo, decidió bajarse del barco en 1994.

De cara a los comicios de 2008 Mariano Rajoy se hizo con los servicios de Manuel Pizarro, expresidente de Endesa y pez gordo en Telefónica y la Bolsa de Madrid, a quien propuso como aspirante a la cartera de Economía. El turolense, que en aquellos tiempos de aparente bonanza llamó la atención sobre el riesgo de una crisis que a José Luis Rodríguez Zapatero y al ministro Pedro Solbes les parecía un chiste, se quedó con una silla en el Congreso de los Diputados. La abandonó en enero de 2010.

El PP ha recurrido al tirón mediático de Juan José Cortés, padre de una niña de cinco años asesinada en 2008 (es asesor del partido en materia jurídica y llegó a romper su carné de militante del PSOE), y a la actual presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, Ángeles Pedraza, a la que le ha ofrecido un hueco en sus listas de cara a las elecciones de 2015.

UPyD cuenta en sus filas con el actor Toni Cantó, diputado por Valencia, y con el escritor Álvaro Pombo, que se ha quedado a las puertas del Senado en dos ocasiones. Ambos, que parecen aficionados a los charcos y las polémicas, representan un estilo diferente, alejado de los clichés y de la imagen que se tiene del político español.

Curiosamente, el mundillo que más estrellas ha aportado ha sido el del atletismo: Marta Domínguez (PP de Palencia), Abel Antón (PP de Soria), Niurka Montalvo (PP de la Comunidad Valenciana), Ruth Beitia (PP de Cantabria), Carlota Castrejana (PP de Madrid), Fermín Cacho (PSOE de Jaén), Elena Moreno (Partido Regionalista de Cantabria), Sandra Myers (PP de Salamanca) y Manolo Martínez (PP de León) han hecho sus pinitos en ayuntamientos y comunidades autónomas.