Economía de Brasil: el nacimiento de una potencial mundial


La crisis económica está haciendo mucho daño a numerosos países desarrollados y, en teoría, son definidos como del Primer Mundo. Hay continentes que forman parte de este club tan selecto en el que millones de ciudadanos y directivos no tienen en cuenta esa suerte de haber podido crecer y desarrollarse en un mundo donde la educación, los servicios sociales y sanitarios, la tecnología, las vacunas y la alimentación, el agua y la luz, los coches y la gasolina y tantos otros productos hacen que nos convirtamos en unos afortunados de poseer tales bienes y servicios de primera necesidad.

Hay otros continentes que no tienen esa suerte y, por lo tanto, no saben lo que es vivir con todos los bienes que los habitantes del viejo continente -Europa- posee, que los ciudadanos de Norteamérica conocen y que los habitantes del continente desaparecido -Oceanía- y numerosas regiones de Asia y América Latina han visto y han escuchado de ello.

África, distintas zonas paupérrimas de Latinoamérica y numerosas regiones de Asia no saben lo que es vivir con dignidad o, por lo menos, con incentivos para seguir luchando y tener una vida con una serie de derechos. No debería existir la esclavitud que empieza desde la infancia y, en algunos países de África y Latinoamérica tiene lugar el tráfico de esclavos. Una gran decepción que tiene que ser erradicado. Uno de los países más grande de América Latina como Brasil puede ser uno de esos lugares donde existe el tráfico de esclavos. Es un país donde hay un gran contraste entre unas zonas y otras pero, hay que reconocer una cosa de los cariocas y es que están creciendo económicamente a un ritmo bestial. Comandado por el Cristo de Río de Janeiro existe un gran contraste entre las zonas ricas y las más pobres. Entre la capital y zonas ricas financieramente como Sao Paulo o Brasilia se esconden las favelas y el menudeo de la droga, de los tiros y asesinatos. Brasil puede ser la ciudad más segura del mundo como la más peligrosa. Tienes sus zonas donde, económicamente los empresarios realizan sus negocios y construyen todo tipo de edificios, pero también se albergan lugares en el interior de Brasil donde se realizan negocios negros o lo que es lo mismo, pagar por secuestros.

Es cierto que Brasil junto con Chile y México son los países que más están creciendo y prosperando de América Latina, pero es verdad que los brasileños van a tener una deuda pública grandiosa dentro de unos años debido a toda la inversión y gastos que están realizando y, en especial, para cuatro actos conmemorativos en el que ha tenido y tendrá lugar un gran boom mundial. Primero fue la Copa de Confederaciones de fútbol, segundo las Jornadas Mundiales de la Juventud con el Papa, en tercer lugar, Brasil acogerá el verano que viene el Mundial de fútbol y, dos años más tarde, los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Cuatro actos mundiales donde los viajeros y transeúntes dejarán mucho dinero pero, las autoridades locales y estatales del país tienen que realizar una gran inversión – estadios de fútbol, mantenimiento, infraestructuras, seguridad, etc.- para acoger estos eventos con seguridad para los extranjeros y nacionales. Una inversión que, probablemente, no de con los ingresos de estos cuatro eventos sociales y mundiales.